sábado, 19 de septiembre de 2015

Mira por qué nunca debes levantar a los niños por los brazos


Los niños son muy frágiles y su cuerpo aún está formándose.
Por esa razón, debes tener cuidado al manipular su cuerpo y, de ningún modo, debes
levantar un niño por los brazos, puesto que esto puede causar una lesión llamada
“codo de niñera”.
El codo de niñera es una lesión muy dolorosa que suele afectar a niños de entre 1 y 5 años,
y puede acarrear problemas graves a largo plazo.
Si tienes hijos o sobrinos, continúa leyendo para saber por qué no debes levantar un niño por
los brazos.

La lesión del codo de niñera sucede cuando el radio, un hueso del codo, se sale de su
posición normal.
Se trata de un trastorno bastante frecuente en niños menores de cinco años, aunque puede
llegar a sucederle a niños mayores.
No obstante, en general no se presenta luego de los cinco años de edad porque para ese
momento las articulaciones ya son más fuertes.
Debido a que, como mencionamos, los niños son muy frágiles, el padre o tutor podría
causar esa dislocación del codo sin querer, al jalar al niño del brazo o de la mano con
fuerza.
Si el niño no para de llorar y se niega a mover el brazo por el dolor que siente, es tiempo
de sospechar que ha tenido una lesión de codo de niñera.
Si esto sucede, es fundamental que llames a su pediatra o que lo lleves al hospital más
cercano.

Diagnóstico del codo de niñera :

El diagnóstico de codo de niñera solo puede ser dado por un médico especialista y es
necesario un examen físico para lograr sanar la lesión lo más rápido posible,
para volver a su lugar a los ligamentos que se han dislocado.
Ten en cuenta que el codo del niño solo debe ser tocado por las manos expertas de un médico.
Esto es así porque la maniobra que se utiliza para volver a poner el ligamento y la cabeza del
radio en su lugar es muy difícil de realizar para quien no entiende de medicina.
No intentes realizarlo tú solo porque podrías agravar la lesión.
Precauciones para evitar el codo de niñera No levantes a los niños por las manos o los brazos
(mucho menos repentinamente).
No balancees a los niños agarrándolos de las manos o los brazos.
No jales a los niños por sus manos o brazos directamente.
Levanta a los niños de manera segura para evitar la lesión, esto es, tomándolo suavemente por
debajo de las axilas.

1 comentario:

Pamela Altamirano dijo...

Los niños son muy frágiles y su cuerpo aún está formándose.
Por esa razón, debes tener cuidado al manipular su cuerpo y, de ningún modo, debes
levantar un niño por los brazos