miércoles, 9 de septiembre de 2015

“Viagra Femenina” 4 Datos que tener en cuenta


Han sido muchos años de dura batalla para conseguir comercializar este medicamento
femenino, de mejoras continuas con las cuales conseguir la aprobación de la FDA
(Federación Americana para los Alimentos y Medicamentos).
Si bien es cierto que a día de hoy aún no se cuenta con su completa “aprobación”,
es casi seguro que en poco tiempo llegue a las farmacias de Estados Unidos y, después,
como es de esperar, a todo el mundo.
Ahora bien, existen unos datos que hemos de tener en cuenta.
Aspectos que nos recuerdan por qué se ha tardado tanto en conseguir que la “versión rosa
de la viagra” pueda dar una adecuada respuesta a las miles de mujeres con problemas en
su vida sexual.

1. ¿Cómo funciona la viagra femenina?

En primer lugar, es importante tener en cuenta que la viagra masculina y la femenina actúan
de dos formas muy diferentes.
En el caso del hombre, lo que hace básicamente el fármaco es aumentar la presión sanguínea,
a la vez que relaja los vasos sanguíneos del pene.
De ese modo, lo que se consigue es permitir que la sangre fluya hasta este órgano, permitiendo
así la excitación sexual.
Ahora bien, en el caso de la mujer el proceso es diferente.
Lo que hace la flibanserina es actuar directamente sobre el cerebro femenino aumentando
sus niveles de dopamina.
Para entenderlo un poco mejor, vamos a profundizar a continuación en unos sencillos datos
que nos darán una información más completa.

El modo en que actúa el Addy El Addy es el nombre comercial que se le ha dado a la viagra
femenina y que, si no hay ningún cambio, lo más probable es que llegue en octubre a las
farmacias de Estados Unidos.
El principio activo de este fármaco es la flibanserina, un compuesto químico que actúa sobre determinados neurotransmisores del cerebro:
Actúa como activador, uniéndose a ciertos receptores como los de serotonina.
Trabaja de un modo muy similar a los antidepresivos.
Es más, durante un tiempo se trabajó en él para orientarlo como medicamento en esta
enfermedad. Inhibe la dopamina (otro neurotransmisor) pero en este caso, en vez de activarlo,
reduce su acción para corregir el deseo sexual hipoactivo en algunas mujeres.

2. ¿A quién va dirigida la viagra femenina?

El Addy va enfocado en particular a un tipo de mujer: a las diagnosticadas con el trastorno
del deseo sexual hipoactivo (TDSH). ¿Su finalidad? Elevar la libido.
En el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) nos describen
este problema como una bajada del deseo sexual, en la que ya no se tienen fantasías o atracción
hacia la actividad sexual.
Es decir, no estamos hablando de monotonía, de tener una baja motivación en esta área en
nuestras parejas por el paso del tiempo o una simple desidia.
Tampoco está relacionado con problemas físicos.
Estamos hablando pues de un “problema clínico”, que suele darse muy a menudo en mujeres premenopáusicas.
No está recomendado pues en todos los casos de simple falta de deseo sexual.
La FDA recomienda que la viagra femenina solo deberían tomarla mujeres con el TDSH que
aún no hayan llegado a la menopausia.

¿Y por qué únicamente durante esta etapa?

Porque, según nos explica este mismo organismo, pasado este momento actuaría como un
placebo.

3. ¿La viagra femenina es eficaz?

Aquí los datos son un poco contradictorios.
Sprout Pharmaceuticals es la empresa que ha llevado a cabo las pruebas clínicas y la que,
a su vez, va a comercializar el fármaco.
Por su parte, la propia FDA también realizó sus propias investigaciones.
Y ambos nos trajeron resultados muy diferentes.
Se probó con más de 11 000 mujeres a lo largo de 5 años, con tres ensayos durante 24 semanas
y con dosis de 100 miligramos con unas 2 400 mujeres premenopáusicas con TDSH.
A la mitad de ellas se les administraron placebos y a la otra, el Addy.
Los resultados para la Sprout Pharmaceuticals fueron que entre un 46 y un 60% habían
notado mejoras. Para la FDA, solo un 10% de las mujeres notaron un efecto positivo en su
vida sexual.

4. ¿Qué efectos secundarios tiene?

Si la viagra femenina ha tardado tanto tiempo en llegar al mercado es precisamente por sus
efectos secundarios, y porque organismos como la FDA no dieron el visto bueno al fármaco.
A día de hoy, dichos problemas se han reducido un poco, aunque es importante tener en cuenta
estos datos:
El Addy puede llegar a tener los mismos efectos secundarios que un antidepresivo.
Puede provocar hipotensión, mareos, desmayos, insomnio, sequedad de boca…
El fármaco solo podrá ser recetado por los médicos, así pues, es esencial contar siempre
con sus consejos y supervisión.
Queda claro que, a pesar de los datos contradictorios sobre su eficacia, en unos meses llegará
al gran público, ya que hay unos intereses económicos muy altos en la viagra femenina y,
por nuestra parte, solo esperamos que ofrezca una adecuada respuesta a toda mujer que lo
necesite.


2 comentarios:

Pamela Altamirano dijo...

la pastillita de color rosa que promete devolver el deseo sexual a las mujeres,la polémica sobre sus efectos reales está servida. Y tú, ¿estarías dispuesta a probarla?

Anónimo dijo...

No la probaria porque despues de la felicidad bienen los problemas de los efectos secundarios los cuales me parecen de mucho cuidado