viernes, 22 de enero de 2016

Tras la muerte de su bebé , una madre quiere concientizar sobre " la Tos Ferina "


Esta madre busca informar a otras mujeres sobre la enfermedad , para que tomen las precauciones necesarias para que sus hijos puedan ser salvos.
Catherine Hughes, su esposo, Greg, y su hija, Olivia recibieron a Riley el 13 de febrero de 2015.
Hughes le dijo a BuzzFeed News que la familia estaba emocionada de recibir al nuevo integrante, espcialmente a Olivia.
“Ella lo llamaba ‘Mister Man’ o ‘Riley-bear’ y constantemente le decía que la mirara cantar y bailar,” Hughes dijo de su hija. “Pasamos las primeras semanas de su vida relajándonos en casa, acostumbrándonos a ser una familia de cuatro, y caminando en el parque y playa para tomar aire fresco.”

Pero cuando Riley tenía tres semanas de nacido, comenzó a toser y parecía tener un resfriado.
Los preocupados papás llevaron a Riley para que recibiera atención médica, pero le dijeron que se encontraba bien.
Sin embargo, una noche Riley se puso extremadamente letárgico. Hughes dijo que sus instintos se activaron, y llevaron rápidamente al bebé al hospital.
Después de unos días en el hospital, Riley fue diagnosticado con tos ferina. Se puso cada vez peor, y murió en marzo cuando tenía apenas 32 días de nacido.
Desde la muerte de Riley, la familia Hughes ha luchado para “promover positivamente la necesidad de vacunarse”. Han lanzado una página en Facebook llamada Light For Riley, donde discuten su causa.

En particular, la familia está trantando de concientizar a otras mujeres para que se vacunen en el embarazo contra la tos ferina.
De acuerdo a la CDC, todas las mujeres deben vacunarse durante su tercer trimestre para protegerse a ellas y a su recién nacido. Los niños generalmente no son vacunados contra la tos ferina hasta que tienen dos meses de edad, pero recibir la vacuna en el útero puede ayudar a protegerlos.
La CDC también recomienda a los miembros de la familia y a los cuidadores que se vacunen para proteger al recién nacido. Hughes dijo que toda su familia ha sido vacunada, pero que a ella nunca le dijeron que debía vacunarse durante su embarazo.
“Espero que al compartir la historia de Riley los padres se den cuenta que la vacunación comienza en el embarazo”, dijo. “Somos muy afortunados de ahora poder proteger a nuestros bebés antes de que nazcan. Deseo haber podido tener esa oportunidad porque creo que Riley aún estaría con nosotros ahora”.

Hughes dijo que aunque fue difícil compartir esto, sentía que era necesario para lograr hacer una diferencia.
“No quiero que más bebés mueran por esta enfermedad, o cualquier otra enfermedad que pueda ser prevenida tan fácilmente…Así que, aunque sé que los vídeos son muy inquietantes, pensé que tal vez animaría a que las mamás se vacunen contra la tos ferina en el embarazo, lo cual significa que los bebés nacen con mucha protección contra la enfermedad”, dijo.
Esto fue un mensaje poderoso para miles de personas, y desde entonces Algunas mujeres incluso han dicho que las inspiró a preguntarle a su doctor sobre la vacuna.
Hughes dijo que la familia espera inspirar a otros a tomar las vacunas en serio, pero dijo que “no es justo que nuestro hijo sólo pudo vivir por 32 días”.
“En un país tan afortunado como el nuestro no deberíamos perder niños a causa de enfermedades que ni siquiera deberían de existir”, dijo. ” Hacemos lo mejor que podemos para concientizar sobre la enfermedad y animar a las personas a inmunizarse ellas mismas y a sus hijos”.