domingo, 24 de enero de 2016

Remedios Caseros para curar y evitar las llagas en la Boca


Pueden ser muy pequeñas y a la vez muy incómodas. Duelen, molestan, y están en un lugar bastante húmedo como para curarse de un día para el otro. Es por ello que necesitas encontrar un buen remedio casero para eliminar las curas o las llagas lo más rápido posible.

Remedios naturales para curar las llagas y aftas

- Sal: es uno de los antisépticos más baratos y efectivos que existen. Es un gran aliado para curar las llagas naturalmente. Sólo tienes que mezclar una cucharadita de sal en un vaso de agua tibia y enjuagar con ello la boca, haciendo énfasis en la zona donde tienes la llaga. Escupe el agua y repite ese proceso al menos tres veces al día. De a poco irá disminuyendo el dolor y la molestia. Otras personas optan por tomar un grano de sal gruesa y frotarlo en la llaga. El problema de ello es que genera más dolor e irritación, por ello no está recomendado.
- Bicarbonato de sodio: funciona igual que la sal, como un antiséptico eficaz en estos casos. Mezcla con medio vaso de agua y enjuaga la boca, haciendo “buches” sin tragar el líquido. También puedes formar una pasta con un poco de agua y aplicar en la llaga, dejando unos instantes que haga su efecto. Luego enjuaga con agua fría sin frotar.
- Agua oxigenada: otro remedio infalible para las llagas en la boca. Toma un algodón o un hisopo y sumérgelo en agua oxigenada. Aplica directamente sobre la lesión tres veces al día. Calmará las molestias y te ayudará a prevenir las posibles infecciones.
- Enjuague bucal: es un remedio no tan “natural” pero que puede servirte bastante para calmar las molestias en la boca, un alivio inmediato que controlará la formación de las bacterias. Pero no coloques demasiado enjuague, sobre todo si es muy fuerte, porque es probable que te arda.
- Hielo: la propiedad de un cubo de hielo es curar las llagas de a poco y a su vez, reducir la inflamación y calmar el dolor. Actúa como un sedante. Coloca un cubito las veces que consideres necesario por día.
- Yogur: gracias al ácido de la leche y las bacterias que contiene, te ayudará a cambiar la composición del pH de la boca y controlando la formación de nuevas bacterias. Come un yogur a diario especialmente si sufres de llagas o aftas frecuentemente. Puedes aplicar directamente en la llaga o con un hisopo.
- Leche de magnesia: tiene un efecto similar al del yogur. Usa tres veces al día para que cambie el pH de la boca y le hará “frente” a las bacterias que suelen causar las úlceras.

Consejos para evitar la formación de llagas y aftas

La deficiencia de minerales o vitaminas causan úlceras bucales. Por lo que es mejor que en tu dieta los incluyas. Otras condiciones que también pueden producir las llagas incluyendo la anemia por deficiencia de hierro, ácido fólico, celiaquía, enfermedad de Crohn, etc. Así que no dudes en añadir en tu plan alimentario alimentos que lo contengan, como las verduras de hoja verde, los cereales integrales, la leche, entre otros.
Ten cuidado cuando te cepillas los dientes porque eso puede generar heridas similares a las llagas, o irritaciones. Lo mismo cuando comes algún alimento con “punta” como ser galletas, panes, tostadas, etc. Evita los alimentos ácidos o picantes, la goma de mascar y no olvides de usar hilo dental después de cada comida para mantener siempre la boca limpia y saludable.