domingo, 28 de febrero de 2016

Coloca café debajo de tus ojos y las ojeras desaparecen..!!


Los ojos son la ventana del alma se dice por ahí, una mirada descansada te hace lucir fresca y rejuvenecida pero a veces aparecen esas molestas ojeras o bolsas bajo los ojos que logran el 
efecto contrario.
A veces los ojos aparecen hinchados al despertar porque tu sistema circulatorio se mueve más lentamente cuando duermes, y queda exceso de líquido debajo de tus ojos.
Un organismo que no ha descansado lo suficiente o que está estresado, retiene líquido extra 
incluso hasta después de haber estado despierto durante un rato.

Las bolsas o hinchazón en los ojos en la mañana son normales pero las bolsas que persisten 
durante todo el día pueden ser un signo de que tu cuerpo necesita más descanso.
A pesar de que la edad, la herencia y la falta de circulación por carencia de sueño son las principales causas de las bolsas debajo de los ojos, existen otras causas como la sinusitis, los problemas renales 
y de tiroides, los desequilibrios hormonales, las alergias a alimentos o polvo, la deficiencia de hierro 
y el hábito de fumar.
Conforme pasa el tiempo, a menudo nos encontramos trabajando más y más, sólo para salir del 
paso.

Hay muchos trucos y productos que podrían serte de utilidad para tratar de cubrir las bolsas, o simplemente podrías eliminarlas por completo con este simple truco.
Con sólo un poco de aceite de coco, pimienta negra y granos de café, no volverás a preocuparte 
por la piel púrpura en ningún momento.
La mejor parte es que no hay una cantidad exacta para cada ingrediente que debes utilizar, porque 
tú mismo tienes que intentar descubrir qué combinación funciona mejor contigo y tu propia piel, 
no de otra persona.

Esta muy sencilla receta te ayudará a eliminar las ojeras de una manera natural.

Mezcla un poco de:

- Café en polvo.
- Un toque de pimienta negra.
- Luego agrega el aceite de coco.

No existen medidas específicas, sencillamente combina los ingredientes en la palma de tu mano, ubícate frente a un espejo y cubre las zonas afectadas. Masajea gentilmente con tus dedos la piel 
bajo los ojos. 
Deja actuar de cinco a diez minutos o hasta que la preparación se seque. 
Luego remueve con algo húmedo. 
Puedes finalizar con humectante o algún otro producto que usualmente utilices.